ABINOL - Efectos secundarios

Muchos efectos colaterales de la terapia antineoplásica son inevitables y representan la acción farmacológica de la medicación. Algunos de éstos, por ejemplo, leucopenia y trombocitopenia, son empleados realmente como indicadores de la efectividad de la medicación y facilitan la titulación individual de la dosis. Una colitis necrotizante (inflamación seca), heces sanguinolentas, infecciones severas y a veces fatales han sido asociadas con un régimen combinado de doxorubicina y citarabina. Los siguientes efectos secundarios/adversos han sido seleccionados sobre la base de su potencial significado clínico. Los que indican requerimientos de atención médica. Incidencia más frecuente: fiebre, escalofríos, dolor de garganta (leucopenia; infección), llagas en la boca o sobre los labios (estomatitis; esofagitis). Incidencia menos frecuente: oscurecimiento o enrojecimiento de la piel (si el paciente ha recibido previamente terapia de radiación puede producirse severa dermatitis y mucositis en el área irradiada con el uso concurrente), dolor en el flanco estomacal o dolor articular (hiperuricemia; nefropatía por ácido úrico), dolor en el lugar de la inyección (extravasación, celulitis, necrosis tisular), insuficiencia respiratoria o edemas de tobillos, latidos cardíacos inusualmente rápidos o irregulares, cardiotoxicidad en forma de falla cardíaca congestiva, dolor estomacal (úlceración gastrointestinal), hemorragia inusual o equimosis (trombocitopenia). Incidencia rara: erupción cutánea o salpullido, fiebre, escalofríos (reacción alérgica), estornudos. Los que indican la necesidad de atención médica solamente si continúan o son molestos. Incidencia más frecuente: náuseas y vómitos. Incidencia menos frecuente: oscurecimiento de la planta de los pies, las palmas de las manos o uñas, diarrea. Los que no requieren atención médica. Incidencia más frecuente: pérdida capilar, orina rojiza (se aclara en término de 48 horas). Los que indican posible cardiotoxicidad y la necesidad de atención médica si ocurren después de la discontinuación de la medicación. Insuficiencia respiratoria, tumefacción de tobillos o piernas, latidos cardíacos inusualmente rápidos o irregulares. Síntomas de sobredosis y tratamiento: la hemodiálisis es inútil, ya que la doxorubicina es excretada por vía biliar e intestinal en su mayor parte. En casos de sobredosis debe esperarse que se exageren los efectos secundarios, debe vigilarse estrechamente la función cardíaca y realizar determinaciones diarias del hemograma. En casos necesarios realizar transfusiones sanguíneas.