ADALAT RETARD - Interacciones

El efecto antihipertensivo de nifedipino puede potenciarse con otras drogas antihipertensivas. Cuando se administra nifedipino simultáneamente con betabloqueantes el paciente debe ser cuidadosamente monitoreado, ya que puede producirse una hipotensión severa. En casos aislados se ha informado sobre agravamiento de cuadros de insuficiencia cardíaca. El nifedipino es metabolizado a través del sistema citocromo P-450 3A4, localizado, tanto en la mucosa intestinal como en el hígado. Las drogas que pueden, tanto inhibir como inducir este sistema de enzimas pueden, por lo tanto, alterar el primer paso (luego de la administración oral) o el clearance de nifedipino. Digoxina: la administración simultánea de nifedipino y digoxina puede reducir el clearance de digoxina y por lo tanto incrementar la concentración plasmática de digoxina. En el paciente deberán controlarse los síntomas por sobredosis de digoxina como precaución, y si fuera necesario, debe reducirse la dosis del glucósido, teniendo en cuenta la concentración plasmática de la digoxina. Fenitoína: la fenitoína estimula el sistema citocromo P-450 3A4. Cuando se coadministra con fenitoína, la biodisponibilidad del nifedipino se reduce y, consecuentemente, disminuye su eficacia. Cuando ambas drogas se administran en forma concomitante, deberá controlarse la respuesta clínica al nifedipino y considerarse, en caso necesario, un aumento de la dosis de nifedipino. Si la dosis de nifedipino ha sido incrementada durante la coadministración de ambos medicamentos, deberá considerarse una reducción de la dosis de nifedipino cuando el tratamiento con fenitoína se interrumpa. Quinidina: cuando el nifedipino y la quinidina se administran simultáneamente se ha observado, en algunas ocasiones, una disminución de los niveles de quinidina o, tras la suspensión del tratamiento con nifedipino, en casos individuales, una elevación marcada de la concentración plasmática de quinidina. Por esta razón cuando el nifedipino es administrado de manera adicional o discontinuada, se recomienda un monitoreo de la concentración plasmática de la quinidina y, si es necesario, el ajuste de la dosis de la quinidina. Algunos autores reportaron un aumento en la concentración plasmática de nifedipino luego de la coadministración de ambas drogas, mientras otros no observaron alteración en la farmacocinética del nifedipino. La presión sanguínea debería ser cuidadosamente monitoreada si se agrega quinidina a una terapia existente con nifedipino. De ser necesario se debería disminuir la dosis de nifedipino. Quinupristina/dalfopristina: la administración simultánea de quinupristina/dalfopristina y nifedipino puede producir un aumento de la concentración plasmática de nifedipino. Luego de la administración de ambas drogas, debería monitorearse la presión sanguínea y, si es necesario, deberá considerarse una disminución de la dosis de nifedipino. Cimetidina: debido a la inhibición del citocromo P-450 3A4 la cimetidina eleva la concentración plasmática de nifedipino y puede potenciar su efecto antihipertensivo. Rifampicina: induce fuertemente el sistema citocromo P-450 3A4. Luego de la coadministración con rifampicina, la biodisponibilidad del nifedipino se reduce claramente y por lo tanto disminuye su eficacia. El uso de nifedipino en combinación con rifampicina está, por lo tanto, contraindicado. Diltiazem: disminuye el clearance de nifedipino. La combinación de ambas drogas debe ser administrada con precaución y debe considerarse una reducción de la dosis de nifedipino. Jugo de pomelo: inhibe el sistema citocromo P-450 3A4. La administración del nifedipino junto con el pomelo produce una elevación de las concentraciones plasmáticas de nifedipino debido a la reducción del metabolismo de primer paso. Como consecuencia, puede producirse un aumento del efecto reductor de la presión sanguínea. En caso de consumo regular de jugo de pomelo, este efecto puede durar al menos 3 días después de la última ingesta de jugo. Cisaprida: la administración simultánea de cisaprida y nifedipino puede producir un aumento en las concentraciones plasmáticas de nifedipino. Luego de la coadministración de ambas drogas, la presión sanguínea debe ser monitoreada y, si es necesario, debe considerarse una reducción de la dosis de nifedipino. Interacciones potenciales: eritromicina: no se han realizado estudios de interacción entre el nifedipino y la eritromicina. Se sabe que la eritromicina inhibe el citocromo P-450 3A4 debido al metabolismo de otras drogas. Además, no puede excluirse el potencial aumento de las concentraciones plasmáticas de nifedipino luego de la administración de ambas drogas. Fluoxetina: no se ha realizado un estudio clínico que investigue la potencial interacción entre fluoxetina y nifedipino. No obstante, la fluoxetina ha mostrado inhibir, in vitro, el citocromo P-450 3A4 que metaboliza el nifedipino. Por lo tanto, un aumento en las concentraciones plasmáticas de nifedipino por la coadministración de ambas drogas no debe excluirse. Cuando la fluoxetina se administra junto con el nifedipino, la presión sanguínea debe ser monitoreada y, si es necesario, debe considerarse una reducción de la dosis de nifedipino. Amprenavir, indinavir, nelfinavir, ritonavir, saquinavir: no se ha realizado un estudio clínico que investigue la potencial interacción entre nifedipino y amprenavir, indinavir, nelfinavir, ritonavir o saquinavir. Las drogas de esta clase han mostrado inhibir el sistema citocromo P-450 3A4 y además se ha demostrado que el amprenavir, indinavir, nelfinavir, ritonavir o saquinavir inhiben in vitro el metabolismo del nifedipino mediado por dicho citocromo. Cuando se administra junto con nifedipino, no puede excluirse un sustancial aumento en las concentraciones plasmáticas de nifedipino debido a una reducción del metabolismo de primer paso y a una disminución en la eliminación. Cuando se administran junto con el nifedipino, la presión sanguínea debe ser monitoreada y, si es necesario, debe considerarse una reducción de la dosis de nifedipino. Ketoconazol, itraconazol, fluconazol: no se ha llevado a cabo, todavía, un estudio que investigue el potencial de una interacción de la droga entre el nifedipino y el ketoconazol, itraconazol o fluconazol. Las drogas de este tipo inhiben el sistema citocromo P-450 3A4. Cuando se administran oralmente junto con el nifedipino no puede excluirse un aumento importante en la biodisponibilidad sistémica del nifedipino debido a una reducción del metabolismo de primer paso. Luego de la coadministración la presión sanguínea debería ser monitoreada y, si es necesario, debe considerarse una reducción de la dosis de nifedipino. Nefazodona: hasta la fecha no se ha realizado ningún estudio clínico que investigue la posible interacción entre el nifedipino y la nefazodona. Se sabe que la nefazodona inhibe el metabolismo de otros medicamentos mediado por el citocromo P-450 3A4. Por tanto, no puede excluirse un aumento de la concentración plasmática del nifedipino en caso de administración concomitante de ambos fármacos. Si se administra nefazodona junto con nifedipino deberá controlarse la presión arterial y, en caso necesario, reducir la dosis de nifedipino. Tacrolimus: ha mostrado ser metabolizado por la vía del sistema citocromo P-450 3A4. Reportes recientes informaron que la dosis de tacrolimus administrada simultáneamente con nifedipino debe ser reducida en casos individuales. Luego de la administración de ambas drogas, las concentraciones plasmáticas de tacrolimus deberían ser monitoreadas y, si es necesario, debería considerarse una reducción en la dosis del mismo. Carbamazepina: no se han realizado estudios controlados para investigar la interacción potencial entre el nifedipino y la carbamazepina. Debido a que la carbamazepina ha demostrado reducir las concentraciones plasmáticas de nimodipino, bloqueante cálcico estructuralmente similar, debido a inducción enzimática, no puede excluirse una disminución en las concentraciones plasmáticas de nifedipino y por lo tanto una disminución en la eficacia. Fenobarbital: no se han realizado estudios controlados para investigar la interacción entre el nifedipino y el fenobarbital. Debido a que el fenobarbital ha demostrado reducir las concentraciones plasmáticas de nimodipino, bloqueante cálcico estructuralmente similar, debido a inducción enzimática, no puede excluirse una disminución en las concentraciones plasmáticas de nifedipino y por lo tanto una disminución en la eficacia. Acido valproico: no se han realizado estudios controlados para investigar la interacción potencial entre el nifedipino y el ácido valproico. Debido a que el ácido valproico ha demostrado reducir las concentraciones plasmáticas de nimodipino, bloqueante cálcico estructuralmente similar, debido a inhibición enzimática, no puede excluirse una disminución en las concentraciones plasmáticas de nifedipino y por lo tanto una disminución en la eficacia. Interacciones que no se han demostrado: la administración concomitante de nifedipino con ajmalina, benazepril, debrisoquina, doxazosina, ibesartán, omeprazol, orlistat, pantoprazol, ranitidina, rosiglitazone, talinolol, triamterene hidroclorotiazida no produce efecto sobre la farmacocinética del nifedipino. La administración concomitante de nifedipino y candesartán cilexetil no tiene efecto sobre la farmacocinética de ninguna droga. Aspirina: la administración concomitante de nifedipino y aspirina 100mg no tiene efecto sobre la farmacocinética del nifedipino. La coadministración de nifedipino no altera el efecto de la aspirina 100mg sobre la agregación plaquetaria y el tiempo de sangría. Otras formas de interacción: el nifedipino puede producir valores espectrofotométricos urinarios falsamente aumentados del ácido vainillín-mandélico. Sin embargo, la medición con HPLC no se ve afectada.