CLINFOL - Indicaciones

La clindamicina ha demostrado ser efectiva en el tratamiento de infecciones causadas por bacterias anaeróbicas o bacterias aeróbicas grampositivas susceptibles, tales como Streptococcus, Staphylococcus, Pneumococcus y especies susceptibles de Chlamydia trachomatis. Vías respiratorias: tonsilitis, faringitis, sinusitis, otitis media y escarlatina, bronquitis, enfisema y absceso pulmonar. Tejido epitelial: acné, forúnculos, celulitis, impétigo, abscesos y heridas, infecciones específicas de la piel y tejidos blandos causadas por microorganismos susceptibles tales como erisipelas y paroniquia. Tejido óseo, osteomielitis y artritis séptica. Ginecológicas: endometritis, celulitis, infección vaginal, abscesos tubo-ováricos, salpingitis y en el tratamiento de la enfermedad inflamatoria pélvica, asociado a otros antibióticos activos contra gramnegativos. En los casos de cervicitis debidos a Chlamydia trachomatis, la terapia única con clindamicina ha demostrado ser efectiva. Infecciones intraabdominales: peritonitis y abscesos abdominales asociados con una terapia antibiótica activa contra microorganismos aerobios gramnegativos. Septicemia y endocarditis. Infecciones dentales: abscesos periodontales y periodontitis. Encefalitis toxoplásmática en pacientes con sida. En los pacientes que no toleran tratamientos convencionales, la clindamicina en combinación con pirimetamina ha demostrado ser eficaz. Neumonía causada por Pneumocystis carinii en pacientes con sida. En aquellos pacientes intolerantes o que no responden adecuadamente a terapias convencionales, la clindamicina puede ser usada en combinación con primaquina. La clindamicina fosfato, asociada con antibióticos aminoglucósidos tales como la gentamicina o tobramicina, ha demostrado ser efectiva como preventivo de la peritonitis o abscesos intraabdominales provocados por perforación visceral y/o una combinación bacteriana secundaria a una lesión.