CLINFOL - Precauciones

Cindamicina fosfato inyectable contiene alcohol bencílico en su formulación. El alcohol bencílico ha sido asociado con el síndrome de jadeo, fatal en infantes prematuros. Como con casi todos los tratamientos antibióticos, la clindamicina ha sido asociada con colitis severa, diarrea acuosa, diarrea persistente, leucocitosis, fiebre, calambres abdominales severos. El diagnóstico de colitis asociada a antibióticos es usualmente efectuado a través de síntomas clínicos. Se recomienda suspender el tratamiento en caso de evidenciarse colitis asociada a antibióticos leves. Algunos estudios han indicado que la toxina producida por clostridio (especialmente por Clostridium difficile) es la principal causa de esta enfermedad. Estos estudios también indican que este clostridio toxígeno es generalmente sensible in vitro a la vancomicina. Cuando se administran dosis orales de 125mg a 500mg de vancomicina, cuatro veces al día, se observa una rápida desaparición de la toxina de las muestras de las heces y coincidentemente una recuperación clínica de la diarrea. Se deben evitar drogas que causen coprostasia intestinal. Se debe tener especial precaución en aquellos pacientes con historia de enfermedad gastrointestinal, particularmente colitis. Puesto que la clindamicina no atraviesa la barrera hematoencefálica, no se debe usar para el tratamiento de la meningitis. En terapias prolongadas debe controlarse cuidadosamente la función hepática y renal. Dado que hay antagonismo in vitro con la eritromicina, no debe ser administradas conjuntamente. La clindamicina ha demostrado poseer propiedades bloqueantes neuromusculares que pueden sumarse a la acción de otros agentes bloqueantes neuromusculares. Se recomienda administrar con precaución en individuos atópicos. No es necesario modificar el esquema de dosificación en pacientes con enfermedad renal. En aquellos pacientes con enfermedad hepática moderada a severa, se observó una prolongación de la vida media, pero estudios farmacocinéticos demostraron que rara vez se observó acumulación de la dosis al ser administrada cada 8 horas. La reducción de la dosis en pacientes con enfermedad hepática no es necesaria.