FORANE - Precauciones

Como todo agente anestésico potente, FORANE debe ser administrado en ambientes adecuadamente equipados para la anestesia y por personal familiarizado en el manejo del paciente anestesiado. La acción de los relajantes musculares no despolarizantes es marcadamente potenciada por FORANE. Debido a que los niveles anestésicos pueden ser alterados rápidamente con FORANE se deberán emplear únicamente vaporizadores que administren la cantidad predecible con razonable exactitud, o técnicas durante las cuales las concentraciones inspiradas y espiradas puedan ser monitorizadas. El grado de hipotensión y depresión respiratoria puede ser indicador de la profundidad anestésica. La experiencia clínica con FORANE hasta ahora no ha revelado evidencia de toxicidad hepática, aun luego de la administración prolongada. Sin embargo, la experiencia con la exposición repetida a la droga es limitada y no ha sido aún posible determinar los efectos sobre la función hepática. Sin considerar el anestésico empleado, el mantenimiento de una hemodinámica normal es importante para evitar la isquemia miocárdica en pacientes con coronariopatías. Como con otros agentes halogenados FORANE debe ser utilizado con precaución en pacientes con aumento de la presión intracraneal. En tales casos la hiperventilación puede ser necesaria. La acción de los relajantes no despolarizantes es marcadamente potenciada con FORANE. Como ocurre con otros anestésicos generales, FORANE puede producir una leve disminución en la función intelectual durante 2 o 3 días después de la anestesia y pequeños cambios en el estado anímico que podrán persistir hasta 6 días luego de la administración. Pruebas de laboratorio: se ha observado aumento transitorio en la glucosa sanguínea, creatinina sérica, retención de la bromosulfoftaleína, disminuciones en el nitrógeno ureico en sangre, colesterol sérico y fosfatasa alcalina. Embarazo: estudios sobre la reproducción han sido desarrollados en animales después de la exposición repetida a concentraciones anestésicas de FORANE. Ha demostrado tener un posible efecto fetotóxico relacionado con el anestésico en ratas cuando se les administró dosis 6 veces mayores que la humana. En las ratas no se demostraron efectos sobre la fertilidad, preñez o parición como tampoco sobre la viabilidad del feto. No fue revelada teratogenicidad. En conejos, se encontraron iguales resultados. En seres humanos, la seguridad durante el embarazo no ha sido establecida, pero no hay razón para sospechar algún efecto adverso en la anestesia durante el embarazo. Pérdidas hemáticas comparables con aquellas encontradas siguiendo a la anestesia con otros agentes inhalatorios han sido observadas con FORANE en pacientes transitando la terminación del embarazo. Cesárea: en la operación cesárea, concentraciones hasta 0,75% han demostrado seguridad y eficacia para el mantenimiento de la anestesia. Ni la madre ni el feto experimentaron reacciones adversas como resultado de la administración de FORANE. Pediatría, niños menores de 2 años de edad: FORANE puede ser utilizado en recién nacidos o en niños pequeños con aceptable margen de seguridad y es compatible con otras drogas empleadas en la práctica anestésica. Lactancia: no se conoce si FORANE se excreta en la leche materna. Debido a que la mayoría de las drogas lo hacen, se debe ser cauto cuando FORANE es administrado a mujeres en este período. Hipertermia maligna: en individuos susceptibles, la anestesia con FORANE puede conducir a un estado hipermetabólico musculoesquelético, que podría aumentar la demanda de oxígeno o producir el síndrome clínico conocido como hipertermia maligna. Este síndrome incluye características no específicas como rigidez muscular, taquicardia, taquipnea, cianosis, arritmias y presión arterial inestable (se deberá tener en cuenta que muchos de estos signos inespecíficos pueden aparecer durante la anestesia leve, hipoxia aguda, etc.). El incremento en el metabolismo total puede verse reflejado por una temperatura elevada (que puede aumentar rápidamente tarde o temprano, pero usualmente no el primer signo del metabolismo aumentado) y por un mayor uso del sistema de absorción de CO2. La PaO2 y el pH pueden disminuir y podrá presentarse hiperpotasemia y un déficit de bases. El tratamiento incluye la discontinuación de los agentes desencadenantes (FORANE), la administración intravenosa de dantrolene sódico y la aplicación de medidas de apoyo. Estas medidas pueden incluir vigorosos esfuerzos para normalizar la temperatura corporal, apoyo respiratorio y circulatorio, según sea el caso, y el manejo de cualquier desequilibrio ácido básico y/o hidroelectrolítico. Posteriormente podrá presentarse insuficiencia renal debiéndose mantener, en lo posible, el flujo urinario.