Prospecto HIPERCOR D

Composición
Cada comprimido recubierto contiene: losartán potásico 50mg, hidroclorotiazida 12,5mg, excipientes cs.
Propiedades
Mecanismo de acción: losartán: el losartán inhibe las respuestas presoras sistólica y diastólica a la administración de angiotensina II por goteo intravenoso. En el momento de su efecto máximo, 100mg de losartán inhiben esas respuestas en 85% aproximadamente, y 24 horas después de la administración de dosis únicas o múltiples la inhibición es de 26 a 39%. Durante la administración de losartán, la supresión de la retroacción negativa de la angiotensina II sobre la secreción de renina causa un aumento de la actividad de la renina plasmática, lo cual, a su vez, aumenta la angiotensina II en el plasma. Durante el tratamiento prolongado (seis semanas) de pacientes hipertensos con 100mg diarios de losartán, la concentración plasmática de angiotensina II aumentó aproximadamente al doble o al triple en el momento de la concentración máxima del medicamento en el plasma. En algunos pacientes se observaron aumentos mayores, en particular durante el tratamiento a corto plazo (dos semanas). Sin embargo, la actividad antihipertensiva y la disminución de la concentración plasmática de aldosterona eran apreciables a las dos y a las seis semanas, lo cual indica un bloqueo efectivo de los receptores de angiotensina II. Después de suspender la administración de losartán la actividad de la renina plasmática y las concentraciones de angiotensina II disminuyeron hasta sus niveles anteriores al tratamiento en un término de tres días. Los efectos de HYZAAR sobre la actividad de la renina plasmática y las concentraciones de angiotensina II fueron similares a los observados con 50mg de losartán. Como el losartán es un antagonista específico de los receptores de angiotensina II del tipo AT1, no inhibe la ECA (cininasa II), la enzima que degrada la bradicinina. En un estudio en el que se compararon los efectos de 20 y 100mg de losartán potásico y de un inhibidor de la ECA sobre las respuestas a la angiotensina I, la angiotensina II y la bradicinina, el losartán bloqueó las respuestas a la angiotensina I y a la angiotensina II sin afectar las respuestas a la bradicinina, lo cual concuerda con su mecanismo de acción específico. En contraste, el inhibidor de la ECA bloqueó las respuestas a la angiotensina I y aumentó las respuestas a la bradicinina sin alterar la respuesta a la angiotensina II, lo cual proporciona una distinción farmacodinámica entre el losartán y los inhibidores de la ECA. Las concentraciones plasmáticas de losartán y de su metabolito activo y el efecto antihipertensivo del losartán son mayores a medida que se aumenta la dosis. Dado que tanto el losartán como su metabolito activo son antagonistas de los receptores de angiotensina II, ambos contribuyen al efecto antihipertensivo. En un estudio en hombres sanos, la administración de dosis únicas de 100mg de losartán con dietas altas y bajas en sal no alteró el índice de filtración glomerular, el flujo plasmático renal efectivo ni la fracción de filtración. El losartán tuvo un efecto natriurético que fue más pronunciado con una dieta baja en sal y no pareció estar relacionado con una inhibición de la reabsorción temprana de sodio en el tubo proximal, y causó también un aumento transitorio de la excreción de ácido úrico con la orina. En pacientes hipertensos no diabéticos (con proteinuria 2 g/24 horas) tratados durante ocho semanas, la administración de 50mg diarios de losartán potásico, aumentados hasta 100mg diarios, disminuyó significativamente la proteinuria (42%) y la excreción fraccional de albúmina y de IgG, mantuvo el índice de filtración glomerular y disminuyó la fracción de filtración. En mujeres posmenopáusicas hipertensas tratadas durante cuatro semanas, la administración de 50mg diarios de losartán potásico no tuvo ningún efecto sobre las concentraciones renales o sistémicas de prostaglandinas. El losartán no tiene ningún efecto sobre los reflejos autonómicos ni ningún efecto sostenido sobre la norepinefrina plasmática. A dosis de hasta 150mg una vez al día, el losartán potásico no causó cambios clínicamente importantes en las concentraciones en ayunas de triglicéridos, colesterol total, colesterol de HDL y glucosa en pacientes hipertensos. En general, el losartán causó una disminución del ácido úrico en el suero (usualmente < 0.4mg/dl), que persistió durante el tratamiento prolongado. En los ensayos clínicos controlados en pacientes hipertensos, en ningún caso se suspendió el tratamiento por aumento de la creatinina o del potasio en el suero. En un estudio paralelo de 12 semanas de duración en pacientes con insuficiencia ventricular izquierda (clases funcionales II a IV de la New York Heart Association), la mayoría de los cuales estaban recibiendo diuréticos y/o digitálicos, se comparó el losartán potásico a dosis de 2.5, 10, 25 y 50mg una vez al día con un placebo. Las dosis de 25 y 50mg tuvieron efectos hemodinámicos y neurohormonales positivos que se mantuvieron durante todo el estudio. Las respuestas hemodinámicas se caracterizaron por un aumento del índice cardíaco y disminuciones de la presión capilar pulmonar en cuña, la resistencia vascular sistémica, la presión arterial media y la frecuencia cardíaca. En esos pacientes con insuficiencia cardíaca, la aparición de hipotensión estuvo relacionada con la dosis. Los efectos neurohormonales se caracterizaron por una disminución de las concentraciones circulantes de aldosterona y de norepinefrina.
Características
HIPERCOR D es una asociación de dos principios activos: losartán: el losartán, una molécula no peptídica, es la sal monopotásica de 2-butil-4-cloro-1-[[2-(1H-tetrazol-5-il)[1,1-bifenil]-4-il]metil]-1H-imidazol-5-metanol. El losartán es un polvo cristalino blanco o blanquecino que fluye libremente y tiene un peso molecular de 461.01. Es libremente soluble en agua, soluble en alcoholes, y ligeramente soluble en los solventes orgánicos comunes como acetonitrilo y metiletilcetona. La oxidación del grupo 5-hidroximetil del anillo imidazol produce el metabolito activo del losartán. Hidroclorotiazida: la hidroclorotiazida es el 1,1-dióxido de 6-cloro-3,4-dihidro-2H-1,2,4-benzotiadiacina-7-sulfonamida. La hidroclorotiazida es un polvo cristalino blanco o casi blanco, con peso molecular de 297.74, ligeramente soluble en agua y libremente soluble en solución de hidróxido de sodio.
Farmacocinética
Absorción: losartán: el losartán administrado por vía oral se absorbe bien y sufre un metabolismo de primer paso en el que se forman un metabolito ácido carboxílico activo y metabolitos inactivos. La biodisponibilidad sistémica del losartán administrado en grageas es de 33% aproximadamente. El losartán alcanza concentraciones máximas en el plasma en una hora, y su metabolito activo en tres a cuatro horas. Cuando se administró losartán con una comida estandarizada no hubo ningún cambio clínicamente significativo en su curva de concentración plasmática. Distribución: losartán: 99% o más del losartán y de su metabolito activo se une a las proteínas plasmáticas, principalmente a la albúmina. El volumen de distribución del losartán es de 34 litros. Los estudios en ratas indican que el losartán atraviesa poco o nada la barrera hematoencefálica. Hidroclorotiazida: la hidroclorotiazida atraviesa la barrera placentaria, pero no la hematoencefálica, y es excretada con la leche materna. Metabolismo: losartán: alrededor de 14% de una dosis intravenosa u oral de losartán es convertido en su metabolito activo. Tras la administración oral o intravenosa de losartán potásico marcado con 14C, la radiactividad del plasma es atribuida principalmente al losartán y a su metabolito activo. En 1% aproximadamente de los sujetos estudiados, la conversión de losartán en su metabolito activo fue mínima. Además del metabolito activo se forman metabolitos inactivos, que incluyen dos metabolitos principales por hidroxilación de la cadena lateral butílica y un metabolito menor, un glucurónido N-2-tetrazólico. Eliminación: losartán: la depuración plasmática de losartán es de unos 600ml/min, y la de su metabolito activo, de unos 50ml/min. Sus depuraciones renales son, respectivamente, de unos 74ml/min y 26ml/min. Aproximadamente 4% de una dosis oral de losartán es excretada sin cambio con la orina, y 6% en forma de su metabolito activo. Con las dosis orales de losartán potásico de hasta 200mg, la farmacocinética del losartán y de su metabolito activo es lineal. Tras su administración por vía oral, las concentraciones plasmáticas de losartán y de su metabolito activo van disminuyendo de manera poliexponencial, con una semivida terminal de unas dos horas y de seis a nueve horas, respectivamente. Durante la administración de 100mg una vez al día, ni el losartán ni su metabolito activo se acumulan significativamente en el plasma. El losartán y sus metabolitos se eliminan principalmente por las vías biliar y urinaria. En el hombre, después de una dosis oral de losartán marcado con 14C alrededor de 35% de la radiactividad se recupera de la orina y 58% de las heces, y después de una dosis intravenosa aproximadamente 43% de la radiactividad se recupera de la orina y 50% de las heces. Hidroclorotiazida: la hidroclorotiazida no es metabolizada, sino que es eliminada rápidamente por el riñón. Cuando se han medido sus concentraciones plasmáticas durante 24 horas por lo menos, su semivida plasmática ha variado entre 5,6 y 14,8 horas. En 24 horas se elimina sin cambio por lo menos 61% de la dosis administrada por vía oral.
Indicaciones
HIPERCOR D está indicado para el tratamiento de la hipertensión arterial en los pacientes en que sea apropiado el tratamiento combinado de un antagonista de los receptores de angiotensina II (tipo AT1) y un diurético.
Dosificación
La dosificación inicial y de mantenimiento usual de HIPERCOR D es una vez al día. En general, el efecto antihipertensivo se logra en las tres semanas siguientes a la iniciación del tratamiento. No se debe empezar a administrar HIPERCOR D a pacientes con disminución del volumen intravascular (por ejemplo, los tratados con dosis altas de diuréticos). No se recomienda administrar HIPERCOR D a pacientes con deterioro renal intenso (depuración de la creatinina > 30ml/min) o con deterioro hepático. No es necesario hacer ningún ajuste inicial de la dosificación de HIPERCOR D en los pacientes de edad avanzada. HIPERCOR D no debe ser empleado como terapia inicial en pacientes de edad avanzada. HIPERCOR D se puede administrar con otros agentes antihipertensivos. HIPERCOR D se puede administrar con o sin alimentos.
Contraindicaciones
HIPERCOR D está contraindicado en: pacientes hipersensibles a cualquier componente de este producto. Pacientes con anuria. Pacientes hipersensibles a otros medicamentos sulfonamídicos.
Reacciones adversas
En los ensayos clínicos con losartán potásico/hidroclorotiazida no se ha observado ninguna reacción adversa particular de esta combinación. Las reacciones adversas se han limitado a las reportadas previamente con uno u otro componente por separado. La incidencia total de reacciones adversas reportada con la combinación fue similar a la observada con un placebo. El porcentaje de casos en que se suspendió el tratamiento también fue semejante al del placebo. En general, el tratamiento con losartán potásico e hidroclorotiazida fue bien tolerado. La mayor parte de las reacciones adversas han sido leves y pasajeras y no han hecho necesario suspender el tratamiento. En los ensayos clínicos controlados en pacientes con hipertensión esencial, el mareo fue la única reacción adversa considerada relacionada con el medicamento que ocurrió con una incidencia mayor que con el placebo en 1% o más de los pacientes tratados con losartán potásico/hidroclorotiazida. Las siguientes reacciones adversas adicionales se han reportado desde que se lanzó al mercado: hipersensibilidad: se han reportado raros casos reacciones anafilácticas, edema angioneurótico incluyendo tumefacción de la laringe y glotis provocando obstrucción de la vía aérea y/o tumefacción de la cara, los labios, faringe y/o la lengua en pacientes tratados con losartán, algunos de los cuales ya habían experimentado angioedema con otros medicamentos, incluyendo inhibidores de la ECA. Raramente se ha reportado con losartán vasculitis, incluyendo púrpura de Schnlein-Henoch. Gastrointestinales: se ha reportado raramente hepatitis en pacientes tratados con losartán; diarrea. Respiratorias: se ha reportado tos con el losartán. Piel: urticaria.
Precauciones
Losartán potásico-hidroclorotiazida: hipersensibilidad: angioedema. Deterioro hepático o renal: no se recomienda administrar HIPERCOR D a pacientes con deterioro hepático o deterioro renal intenso (depuración de la creatinina > 30ml/min). Losartán: deterioro de la función renal: como consecuencia de la inhibición del sistema renina-angiotensina en sujetos susceptibles se han reportado cambios en la función renal, que incluyen insuficiencia renal; estos cambios se pueden revertir al suspender la terapia. Otros medicamentos que afectan el sistema renina-angiotensina pueden aumentar la urea sanguínea y la creatinina sérica en pacientes con estenosis bilateral de las arterias renales o de la arteria de un riñón único. Efectos similares se han reportado con losartán, los cuales pueden ser reversibles después de descontinuar su administración. Hidroclorotiazida: hipotensión y desequilibrio hidroelectrolítico: como ocurre con todos los tratamientos antihipertensivos, algunos pacientes pueden presentar síntomas de hipotensión. Se debe vigilar la aparición de signos de desequilibrio hídrico o electrolítico, como disminución del volumen circulante, hiponatremia, alcalosis hipoclorémica, hipomagnesemia o hipopotasemia, que pueden ocurrir si hay diarrea o vómitos intercurrentes. En esos casos se deben efectuar determinaciones periódicas de los electrólitos séricos a intervalos adecuados. Efectos metabólicos y endocrinológicos: las tiazidas pueden disminuir la tolerancia a la glucosa, por lo que puede ser necesario ajustar la dosificación de los agentes antidiabéticos, incluyendo la insulina (ver Interacciones). Las tiazidas pueden disminuir la excreción urinaria de calcio y causar aumentos intermitentes y leves del calcio sérico. La hipercalcemia intensa puede ser indicio de un hiperparatiroidismo oculto. Se debe suspender la administración de tiazidas antes de realizar pruebas de la función paratiroidea. El tratamiento con tiazidas se puede asociar con aumentos de las concentraciones de colesterol y de triglicéridos, y en ciertos pacientes puede precipitar hiperuricemia y/o gota. Como el losartán disminuye el ácido úrico, su combinación con hidroclorotiazida atenúa la hiperuricemia inducida por el diurético. Otras: en pacientes que están recibiendo tiazidas pueden ocurrir reacciones de hipersensibilidad, con o sin antecedentes de alergia o de asma bronquial. Se ha reportado exacerbación o activación del lupus eritematoso sistémico durante el uso de tiazidas. Empleo en niños: no se han determinado la seguridad y la eficacia en niños. Empleo en pacientes de edad avanzada: en los estudios clínicos no hubo diferencias clínicamente significativas en los perfiles de eficacia y seguridad de Hyzaar entre los pacientes de edad avanzada (65 años) y otros más jóvenes ( < 65 años). Restricciones de uso: embarazo: cuando se usan durante el segundo o el tercer trimestre del embarazo, los medicamentos que actúan directamente sobre el sistema renina-angiotensina pueden causar daños o incluso la muerte al feto. Si la paciente se embaraza, se debe suspender lo más pronto posible la administración de HIPERCOR D. Aunque no hay experiencia con el uso de HIPERCOR D en mujeres embarazadas, los estudios con losartán potásico han demostrado lesiones y muertes fetales y neonatales, que al parecer son mediadas farmacológicamente por los efectos sobre el sistema renina-angiotensina. En el feto humano la perfusión renal, que depende del desarrollo del sistema renina-angiotensina, se inicia en el segundo trimestre, por lo que el riesgo para el feto es mayor si HIPERCOR D se administra durante el segundo o el tercer trimestre del embarazo. Las tiazidas atraviesan la barrera placentaria y aparecen en la sangre del cordón umbilical. No se recomienda el uso rutinario de diuréticos en embarazadas sanas, pues expone a la madre y al feto a un riesgo innecesario, que incluye ictericia fetal o neonatal, trombocitopenia y, posiblemente, otras reacciones adversas que han ocurrido en adultos. Los diuréticos no previenen el desarrollo de la toxemia del embarazo, y no hay pruebas satisfactorias que sean útiles en el tratamiento de ésta. Madres lactantes: no se sabe si el losartán es excretado con la leche humana, pero en la leche de las ratas se encontraron concentraciones significativas de losartán y de su metabolito activo. Las tiazidas aparecen en la leche humana. Debido a la posibilidad de efectos adversos en los lactantes, se debe decidir si se suspende la lactancia o se deja de administrar el medicamento, teniendo en cuenta la importancia de éste para la madre. No se recomienda administrar HIPERCOR D a pacientes con deterioro renal intenso (depuración de la creatinina > 30ml/min).
Interacciones
Losartán: En estudios clínicos de farmacocinética no se ha identificado ninguna interacción farmacológica de importancia clínica con hidroclorotiazida, digoxina, warfarina, cimetidina, fenobarbital, ketoconazol y eritromicina. Se ha reportado que la rifampicina y el fluconazol reducen los niveles del metabolito activo. No se han evaluado las implicaciones clínicas de esta interacción. Como ocurre con otros medicamentos que bloquean la angiotensina II o sus efectos, el uso concomitante con diuréticos ahorradores de potasio (por ejemplo, espironolactona, triamtereno, amilorida), suplementos de potasio o sustitutos de sal pueden incrementar el potasio sérico. Como ocurre con otros medicamentos antihipertensivos, el efecto antihipertensivo del losartán puede ser atenuado por el antiinflamatorio no esteroideo, indometacina. Hidroclorotiazida: los siguientes medicamentos pueden interactuar con los diuréticos tiazídicos cuando se emplean al mismo tiempo que éstos: alcohol, barbitúricos o narcóticos: pueden potenciar la hipotensión ortostática. Medicamentos antidiabéticos (agentes orales o insulina): puede ser necesario ajustar la dosificación del antidiabético. Otros antihipertensivos: efecto aditivo. Resinas de colestiramina y de colestipol: la absorción de la hidroclorotiazida disminuye en presencia de resinas de intercambio aniónico. Dosis únicas de colestiramina o colestipol fijan la hidroclorotiazida y reducen su absorción gastrointestinal hasta 85 y 43%, respectivamente. Corticosteroides, ACTH: aumento de la pérdida de electrólitos, en particular hipopotasemia. Aminas presoras (por ejemplo, adrenalina): puede disminuir la respuesta a las aminas presoras, pero no lo suficiente para impedir su uso. Relajantes musculares no despolarizantes (por ejemplo, tubocurarina): puede aumentar la sensibilidad al relajante muscular. Litio: los diuréticos disminuyen la depuración renal del litio y aumentan mucho el riesgo de toxicidad de éste, por lo que no se recomienda su uso concomitante. Antes de administrar un preparado de litio, consúltense las instrucciones para su empleo. Antiinflamatorios no esteroideos: en algunos pacientes, la coadministración de un antiinflamatorio no esteroideo puede disminuir los efectos diurético, natriurético y antihipertensivo de los diuréticos. Alteraciones de pruebas de laboratorio: debido a sus efectos sobre el metabolismo del calcio, las tiazidas pueden interferir las pruebas de la función paratiroidea (ver Precauciones). Alteraciones en los resultados de pruebas de laboratorio: en los ensayos clínicos controlados rara vez se asociaron con la administración de HIPERCOR D cambios clínicamente importantes de los parámetros de laboratorio usuales. Ocurrió hiperpotasemia (potasio sérico > 5,5 mEq/l) en 0,3% de los pacientes, pero no hizo necesario suspender el tratamiento con HIPERCOR D. Hubo raros casos de aumento de la alanina-aminotransferasa, que generalmente cesaron al suspender el tratamiento.
Sobredosificación
No hay información específica sobre el tratamiento de la sobredosificación de HIPERCOR D. El tratamiento es sintomático y de sostén. Se debe suspender el tratamiento con HIPERCOR D y observar estrechamente al paciente. Las medidas sugeridas incluyen inducir el vómito si la ingestión es reciente, y corregir la deshidratación, el desequilibrio electrolítico, el coma hepático y la hipotensión por los procedimientos establecidos. Losartán: los datos relativos a la sobredosificación de losartán en seres humanos son limitados. Las manifestaciones más probables de la sobredosificación serían hipotensión y taquicardia; podría ocurrir bradicardia por estimulación parasimpática (vagal). Si ocurrieran síntomas de hipotensión se debe establecer tratamiento de sostén. Ni el losartán ni su metabolito activo se pueden extraer por hemodiálisis. Hidroclorotiazida: los signos y síntomas más comunes de la sobredosificación son los debidos a la pérdida de electrólitos (hipopotasemia, hipocloremia, hiponatremia) y a la deshidratación resultante de la diuresis excesiva. Si el paciente también ha recibido digitálicos, la hipopotasemia puede acentuar las arritmias cardíacas. No se ha determinado el grado en que la hemodiálisis extrae la hidroclorotiazida. Ante la eventualidad de una sobredosificación, concurrir al Centro Nacional de Toxicología del Centro de Emergencias Médicas Dr. Luis María Argaña - Av. Gral. Santos y Teodoro S. Mongelós - Asunción, Paraguay.
Presentación
Caja con 20 y 30 comprimidos recubiertos.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Los comentarios aquí publicados son ajenos al personal que administra esta web. Es por ello que aconsejamos que se tomen con mucha precaución y que, en caso de tener una duda de carácter médico, acuda a su médico de cabecera. *