KERLONE - Efectos secundarios

Se notan al empezar la terapia. Normalmente, se resuelven sin causar más problemas: cansancio excesivo, poca fuerza, mareos al levantarse o ponerse de pie, la somnolencia (tener mucho sueño), dificultad para caer dormido, la ansiedad, nariz mocosa, dolor de estómago, gas, la diarrea, el estreñimiento, la náusea, los vómitos, la impotencia sexual, orinar frecuentemente, retener la orina, o la hipoglucemia (faltar glucosa).