MISOSTOL - Efectos secundarios

Es bien tolerado clínicamente y demuestra en general pocos efectos adversos. Tras la administración de dosis recomendadas de MISOSTOL es de esperarse algún grado de leucopenia. Sin embargo es poco frecuente la disminución leucocitaria por debajo de 1.000/mm3. Con dosis cada 21 días, la leucopenia es, en general, pasajera y alcanza su punto más bajo en 10 días aproximadamente después de la dosis; la recuperación ocurre generalmente a los 21 días. Puede aparecer trombocitopenia y, con menor frecuencia, anemia. La mielodepresión puede ser más severa en pacientes que con anterioridad han sido tratados intensamente con quimioterapia o radioterapia. Cuando se usa en dosis única cada tres semanas en el tratamiento de tumores sólidos y linfoma, los efectos secundarios más comunes son vómitos y náuseas, que en la mayoría de los casos son leves y pasajeros. Puede aparecer alopecia, reversible al cesar la terapia. Otros efectos secundarios que ocasionalmente se han observado son: reacciones alérgicas (una con anafilaxia), dolor abdominal, amenorrea, diarrea, disnea, fatiga y debilidad, fiebre, hemorragia gastrointestinal, estomatitis y efectos secundarios neurológicos no específicos. En pacientes con leucemia, los efectos secundarios son generalmente similares, si bien aumenta la frecuencia y severidad, particularmente de estomatitis y mucositis. No obstante, en general, los pacientes con leucemia toleran bien el tratamiento con MISOSTOL. Con muy poca frecuencia se han observado alteraciones en las pruebas de laboratorio, por ejemplo, niveles elevados de creatinina sérica y de nitrógeno ureico en sangre y valores elevados de enzimas hepáticas (con observaciones ocasionales de insuficiencia hepática severa en pacientes con leucemia). Los efectos cardiovasculares, que sólo ocasionalmente han sido de significación clínica, incluyen disminución del volumen de sangre expulsada por el ventrículo izquierdo, alteraciones del ECG y arritmia aguda. Han ocurrido casos de insuficiencia cardíaca congestiva. Tales casos han respondido bien en general al tratamiento con digital o diuréticos. En pacientes con leucemia aumenta la frecuencia de accidentes cardíacos. Raramente se ha observado necrosis del tejido tras extravasación.