CLOFIBRATO - Precauciones y advertencias

Puede atravesar la placenta cuando el feto no haya aún desarrollado el sistema enzimático necesario para excretarlo, por lo que no se recomienda su empleo durante el embarazo. Tomar con las comidas para evitar la posible irritación gástrica. En pacientes con disfunción hepática debe reducirse la dosis. Si después de 3 meses de tratamiento la respuesta es inadecuada se recomienda suspenderlo. Si aparece un aumento de amilasa sérica o un incremento paradójico de las concentraciones plasmáticas de colesterol o de LDL, se recomienda suspender la terapéutica con clofibrato.