FENIRAMINA - Sobredosificación

Los signos de sobredosis incluyen: torpeza o inestabilidad, sequedad de boca, nariz o garganta severa, sofoco o enrojecimiento de la cara, sensación de falta de aire o dificultad para respirar, somnolencia severa, alucinaciones, crisis convulsivas, problemas para dormir, dolor de cabeza persistente, latidos cardíacos lentos o rápidos no habituales. Debido a que no existe un antídoto específico para el tratamiento de la sobredosis, éste es sintomático y de mantenimiento e incluye inducción del vómito, lavado gástrico con una solución isotónica de cloruro de sodio si el paciente es incapaz de vomitar en un plazo de tres horas después de la ingestión, uso de catárticos salinos como la leche de magnesia, vasopresores para el tratamiento de la hipotensión, oxígeno y líquidos intravenosos.