LEVOFLOXACINO - Precauciones y advertencias

Las primeras dosis de levofloxacina pueden ocasionar reacciones de hipersensibilidad acompañadas de colapso cardiovascular, hipotensión, shock, pérdida del conocimiento, hormigueo, angioedema, obstrucción de vías respiratorias, disnea, urticaria, prurito y otras reacciones cutáneas. En caso de aparición de rash cutáneo u otros signos de hipersensibilidad, debe suspenderse su administración. Debe evitarse la exposición excesiva a la luz del sol por las reacciones de fotosensibilidad ocasionadas por este fármaco. Se recomienda control cuidadoso de la glucemia en los pacientes diabéticos que reciban concomitantemente levofloxacina y agentes hipoglucemiantes orales o insulina. La levofloxacina no altera la fertilidad ni la teratogénesis en roedores con dosis orales muy elevadas. Como no se dispone de estudios adecuados en mujeres embarazadas, se aconseja no administrarla durante la gestación, salvo en el caso de que el beneficio para la madre justifique el riesgo potencial para el feto. De la misma manera, se recomienda no administrar a mujeres en período de lactancia por los posibles efectos adversos que puede ocasionar en el niño. Estudios en animales jóvenes demostraron que la levofloxacina produce erosión en las articulaciones que soportan peso y otros signos de artropatía, por lo cual no se aconseja administrarla a niños y adolescentes. Manejar automóviles o maquinarias con precaución por los efectos neurológicos adversos como somnolencia y delirio provocados por la levofloxacina. La seguridad y eficacia del fármaco no se ha establecido en pacientes pediátricos, adolescentes ( < 18 años) y mujeres embarazadas o durante la lactancia.