LEVOSIMENDáN - Propiedades

Es un agente inotrópico que aumenta la sensibilidad cálcica de las proteínas contráctiles al unirse a la troponina C cardíaca en forma calcio-dependiente. Levosimendán aumenta la fuerza contráctil y reduce la precarga y poscarga, sin alterar la función diastólica. Además, abre los canales de potasio sensibles a adenosintrifosfato (ATP) en el músculo liso vascular induciendo vasodilatación de los vasos de resistencia arterial coronaria y sistémica y de los vasos de capacitancia venosa sistémica. Ensayos in vitro han demostrado que actúa como un inhibidor selectivo de la fosfodiesterasa III, pero se desconoce la relevancia clínica de este bloqueo enzimático a concentraciones terapéuticas. Levosimendán genera un solo metabolito activo que produce efectos hemodinámicos similares a la droga original que persisten hasta 7-9 días después de suspender la infusión de 24 horas. Se une en un 97-98% a las proteínas plasmáticas, principalmente a la albúmina, mientras que la unión del metabolito activo es del 40%. Se metaboliza por completo y se detectan cantidades insignificantes de droga madre inalterada en orina y heces. Su metabolismo se realiza por conjugación con cisteína y cisteinilglicina N-acetilada o cíclica. Aproximadamente el 5% de la dosis se metaboliza en el intestino por reducción a aminofenilpiridazinona, que tras la reabsorción se transforma por la N-acetiltransferasa en el metabolito activo OR-1896. La concentración de este metabolito es ligeramente superior en acetiladores rápidos que en acetiladores lentos, sin que esto modifique el efecto hemodinámico clínico con las dosis recomendadas. Aproximadamente el 54% de la dosis administrada se elimina por orina y el 44% por heces en el lapso de una semana. Cantidades insignificantes se excretan como levosimendán inalterado en la orina. Los metabolitos circulantes OR-1855 y OR-1896 se forman y eliminan lentamente.