TOXINA BOTULíNICA A - Reacciones adversas

Estrabismo: ptosis (15,7%), desviación vertical (16,9%), desorientación espacial, visión doble. En los estudios clínicos se observó que la incidencia de ptosis fue mucho menor luego de la inyección en el músculo recto inferior (0,9%) que tras la inyección en el músculo recto superior (37,7%). Las tasas de incidencia registradas en estudios clínicos de estos efectos secundarios, persistentes por más de 6 meses, fueron: ptosis, 0,3%; desviación vertical mayor de 2 dioptrías de prisma, 2,1%. Blefarospasmo: las tasas de incidencia de reacciones adversas por ojo tratado son las siguientes: ptosis 11%, irritación/lagrimeo 10% (incluido ojo seco, lagoftalmos y fotofobia). Se han informado muy pocos casos de ectropión, queratitis, diplopía y entropión (incidencia menor del 1%). La equimosis se produce fácilmente en los tejidos blandos del párpado. Esto puede evitarse aplicando presión en el lugar de la inyección, inmediatamente después de ella. Se debe administrar un enérgico tratamiento para cualquier defecto epitelial de la córnea. Esto puede requerir gotas protectoras, pomadas, lentes de contacto terapéuticas blandas u oclusión del ojo mediante un parche u otros medios. Dos pacientes previamente incapacitados por blefarospasmo sufrieron un ataque cardíaco atribuido a esfuerzos excesivos dentro de las tres semanas siguientes a la terapia con toxina botulínica A. Debe advertirse a los pacientes de hábitos sedentarios que reanuden sus actividades lenta y cuidadosamente luego de la aplicación de toxina botulínica A.