VINDESINA - Precauciones y advertencias

Su empleo se ha asociado a un mayor riesgo de aparición de carcinomas secundarios en seres humanos y teratogénesis en animales y en seres humanos. El melfalán puede producir supresión gonadal que da lugar a amenorrea o azoospermia. Estos efectos están relacionados con la dosis y la duración de la terapia y pueden ser irreversibles. Se recomienda evitar el uso de vindesina durante el primer trimestre de embarazo debido al posible efecto teratogénico, mutagénico y carcinogénico de este fármaco; además, el feto puede padecer los efectos adversos observados en el adulto. No se recomienda el uso de vindesina durante la lactancia debido a los riesgos para el niño (efectos adversos, mutagenicidad, carcinogenicidad), a pesar de que se desconoce si la droga se excreta en la leche materna. Los efectos depresores de vindesina sobre la médula ósea pueden dar lugar a una mayor incidencia de infección bacteriana, retraso en la cicatrización y hemorragia gingival.