PROSTAR 0,2 - Precauciones

Al igual que con otros bloqueantes alfa-1 adrenérgicos, puede producirse hipotensión arterial ortostática durante el tratamiento con tamsulosina, a consecuencia de lo cual podría desencadenarse un síncope. Ante los primeros síntomas de hipotensión ortostática (mareo, sensación de debilidad, palpitaciones) el paciente debe recostarse hasta la desaparición de los mismos. Antes de iniciar el tratamiento con tamsulosina, el paciente debe ser sometido a exámen médico, incluyendo tacto rectal y determinación del antígeno prostático específico, a fin de excluir otras patologías que puedan producir los mismos síntomas que la hiperplasia próstatica benigna, y posteriormente a intervalos regulares. El tratamiento en presencia de insuficiencia renal grave (aclaramiento de creatinina inferior a 10ml/min) debe ser abordado con precaución, ya que su uso en estos pacientes no ha sido estudiado. No se disponen de datos acerca de que la tamsulosina afecte desfavorablemente la capacidad para conducir o utilizar maquinarias. Sin embargo, los pacientes tratados con tamsulosina deberían abstenerse de estas situaciones por la posibilidad de presentación de mareos y/o vértigo durante el tratamiento. Se debe utilizar tamsulosina con precaución en pacientes con angina de pecho. Restricciones de uso: no procede embarazo y lactancia ya que la tamsulosina se administra solamente a pacientes masculinos. Los estudios de mutagenicidad no demostraron evidencia de actividad mutagénica. No se han detectado alteraciones sobre la fertilidad.