PROSTAR 0,2 - Sobredosificación

No se han descrito casos de sobredosificación aguda, no obstante, podría teóricamente producirse hipotensión arterial después de una sobredosificación, en cuyo caso debe proporcionarse soporte cardiovascular. La presión arterial y la frecuencia cardíaca se normalizan cuando el paciente adopta una posición en decúbito. En caso de que con esta medida no se consiga el efecto deseado, puede recurrirse a la administración de expansores plasmáticos y en caso de necesidad, a vasopresores. Debe monitorizarse la función renal y aplicarse medidas de soporte general. La tamsulosina no se elimina por diálisis. Deben tomarse medidas como provocar el vómito para impedir la absorción y administrar carbón activado si aún no ha pasado 1 hora de la ingestión. Ante la posibilidad de sobredosis concurrir al Centro Nacional de Toxicología del Centro de Emergencias Médicas Dr. Luis María Argaña. Av. Gral. Santos y Teodoro S. Mongelós. Asunción. Paraguay.