TECNOMAX 4000 - Precauciones

La tasa de hemoglobina debe aumentar alrededor de 1g/dl/mes (0,62mmol/l) y no superar los 2g/dl/mes (1,25mmol/l) para minimizar los riesgos de hipertensión. La eritropoyetina alfa debe utilizarse con precaución ante una hipertensión tratada de modo insuficiente, no tratada, o difícilmente controlable (es necesario realizar un control riguroso para detener cualquier modificación de la presión arterial y del ionograma sérico). Puede llegar a ser necesario completar o aumentar el tratamiento antihipertensivo. En caso de no poder controlar la presión arterial, debe interrumpirse el tratamiento con la eritropoyetina alfa. La eritropoyetina alfa también debe emplearse con precaución en presencia de epilepsia, trombosis, insuficiencia hepática crónica e hipersensibilidad conocida al producto. Debe excluirse cualquier déficit de ácido fólico y de vitamina B12 porque éstos déficit disminuyen la eficacia de la eritropoyetina alfa. En la mayoría de los casos, la tasa de ferritina sérica disminuye paralelamente el aumento del hematócrito. Así, un tratamiento marcial sustitutivo por vía oral a una dosis de 200-300mg/día (100 a 200mg/día en los niños) es aconsejable en todos los pacientes con tasas de ferritina sérica inferiores a 100ng/ml. Además, se observó hipercalcemia en raras oportunidades. La calemia debe ser regularmente controlada en un tratamiento con eritropoyetina alfa. Se observó hipercalemia en algunos pacientes en prediálisis que recibieron eritropoyetina alfa, sin que se pueda establecer una relación directa. En caso de hipercalemia o ante un aumento de la calemia, es conveniente suspender la eritropoyetina alfa hasta la corrección de la hipercalemia. Durante un tratamiento con eritropoyetina alfa, se puede igualmente observar un leve aumento, pero dosis dependientes, de la cantidad de plaquetas, dentro de los límites de lo normal. Esto disminuye con la continuación del tratamiento. Es aconsejable supervisar la cantidad de plaquetas en intervalos regulares durante las 8 primeras semanas de tratamiento. A menudo es necesario, ante el aumento del hematócrito, aumentar las dosis de heparina en hemodiálisis durante un tratamiento con eritropoyetina alfa. Si la heparinización no es óptima puede aparecer una obstrucción del sistema de diálisis. De acuerdo a los datos disponibles actualmente, la corrección de la anemia con la eritropoyetina alfa en pacientes en prediálisis no acelera la evolución de la insuficiencia renal. Transplante autólogo diferido: en pacientes que reciben eritropoyetina alfa, deben respetarse las precauciones específicas de empleo asociadas a un programa de trasplante autólogo diferido. En pacientes con insuficiencia renal crónica y que presentan signos clínicos de isquemia miocárdica y o insuficiencia cardíaca congestiva, la tasa de hemoglobina durante la fase de mantenimiento no debe sobrepasar el límite superior de los intervalos recomendados (ver Dosificación). Efecto potencial como factor de crecimiento: la eritropoyetina alfa es un factor de crecimiento que estimula esencialmente la producción de glóbulos rojos. Sin embargo, no puede descartarse la posibilidad de que la eritropoyetina alfa pueda actuar como factor de crecimiento en cualquier tipo de tumor, especialmente en tumores mieloides.