VALPAKINE - Precauciones

La administración del ácido valproico requiere cuidados, especialmente en los niños (mayor riesgo de desarrollar hepatotoxicidad grave), ante la presencia de discrasias sanguíneas, insuficiencia cerebral orgánica, insuficiencia hepática y disfunción renal. Debe ser administrado con cautela en los casos que requieran cualquier tipo de cirugía, tratamiento dental o de emergencia debido a posible prolongación del tiempo de sangría. No se recomienda la ingestión de alcohol u otros depresores del SNC cuando se halla en uso del ácido valproico. Para la suspensión de su administración, la dosis debe ser reducida gradualmente, pues la suspensión repentina puede precipitar una crisis o estado epiléptico. En los casos en que se utiliza el ácido valproico para substituir o suplementar otra terapia anticonvulsiva, las dosis deben ser aumentadas de forma gradual conforme a la reducción de la otra medicación, a fin de mantener el control de la crisis. La media vida del ácido valproico puede prolongarse considerablemente en pacientes con insuficiencia hepática y en niños menores de 18 meses. Se recomienda que, antes del tratamiento y periódicamente durante su administración, se realicen determinación del tiempo de sangría, recuento de plaquetas, determinación de la función renal y hepática.