RIPTAM - Dosificación

La mitomicina C debe administrarse por vía intravenosa o intravesical en vías urinarias, teniendo el cuidado de evitar la extravasación del medicamento. Si hay extravasación pueden producirse celulitis, ulceración y escaras. Se administra una dosis única de 20mg/m2 por vía intravenosa, mediante conexión al catéter en uso para infusión intravenosa, del modo siguiente. Primero se administra 2mg/m2 durante 5 días, por vía intravenosa. Después de un intervalo de 2 días sin medicación, se administran 2mg/m2 durante 5 días para completar así la dosis total inicial de 20mg/m2 administrada durante 10 días. No se debe administrar una nueva dosis mientras el recuento de glóbulos blancos no haya regresado a 3.000 y el de plaquetas a 75.000. Después de obtener la recuperación hematológica completa de cualquier quimioterapia previa, pueden usarse cualquiera de los siguientes planes posológicos con intervalos de 6 a 8 semanas. Debido a que la inhibición medular es acumulativa, se debe reevaluar completamente a los pacientes después de cada curso terapéutico de mitomicina C y reducir la dosis al paciente que ha experimentado alguna toxicidad. Se ha comprobado que las dosis mayores de 20mg/m2 son más eficaces, pero más tóxicas que las dosis más bajas. Cuando se use mitomicina C en combinación con otros inhibidores de la médula ósea, la dosis debe ajustarse de conformidad. Si la enfermedad continúa avanzando después de dos cursos terapéuticos de mitomicina C, la administración de ésta deberá suspenderse porque las probabilidades de respuesta son mínimas. Reconstitución: para administrar agregar 40ml de agua estéril para inyección. Agitar para disolver. Si el producto no se disuelve inmediatamente, dejar reposar a temperatura ambiente hasta obtener la solución. La solución reconstituida contiene 500mg/ml de mitomicina.